La educación de niños y niñas del futuro

La educación de niños y niñas del futuro

Por Johana Trujillo
Estudiante de la Maestría en Innovación Educativa para la Sostenibilidad

Esta idea que Rousseau planteara en 1762 que “mientras el niño no está educado, no puede elegir sus fines de aprendizaje ni decidir qué es importante para él” y la de Hanna Arendt, en 1989, que la diferencia entre un niño y un adulto es que “un niño ha de ser educado, es decir, hay que elegir por él qué debe aprender (aunque luego se le deje aprender «libremente»); un adulto puede seguir aprendiendo, pero elige él mismo qué aprender: en el verdadero sentido del término, no debe ser, no puede ser educado.” (Meireu, 2003) ¿No dan ganas de indagarlas en nosotros mismos?

Lo que Ernesto, en La pluie d’ été, de Marguerite Duras, responde al otro personaje fue una revelación para mí: se aprende cuando se quiere aprender. Entonces, aprender es una decisión, una decisión personal. Y esa decisión depende del aprendiz.

Por más que yo quiera compartir mi experiencia de algo que sé hacer con otros, siempre he de partir del «hacer aprender» admitiendo con eso que nadie puede tomar por otro la decisión de aprender (Meireu, 2003) porque aprender es una decisión. Una decisión de esforzarse en hacer algo que nunca se ha hecho, hacer algo que no se sabe hacer para aprender a hacerlo (Meireu, 2003). No importa cuánto conocimiento comparta una persona a otra, el aprendiz tendrá que decidir, tendrá que lanzarse a hacer eso que eligió aprender, esforzarse en hacer algo que nunca se ha hecho. (Meireu, 2003).

Decidir aprender, entonces, es estar dispuesto a «hacer algo que no se sabe hacer para aprender a hacerlo», implicará esforzarse en hacer algo que nunca se ha hecho, y eso indudablemente implicará también una transformación. ¿Qué nos lleva a tomar la decisión personal de aprender y esforzarnos en hacer algo que nunca hemos hecho? Quizás hemos de comenzar por preguntar a las personas con la que queremos crear una comunidad de aprendizaje, lo que Alicia y el Gato se preguntaron y respondieron: «Por favor, preguntó Alicia; ¿hacia dónde he de ir? Y va el gato y contesta: Eso depende de adónde quieras ir» (Canoll, 1865).

Los niños, para mí no son tontos, son niños y pueden pensar, hacerse preguntas e ir descubriendo el mundo por imitación o aprendiendo de su hacer. Decir que mientras el niño no está educado no puede elegir sus fines de aprendizaje ni decidir qué es importante para él lo coloca como un “tonto, que no sabe pensar ni elegir ni decidir”, lo victimiza y lo hace dependiente de un otro, adulto, que decide “lo que es mejor para él”. Entonces la educación de los niños del futuro, como dice Humberto Maturana, dependen de los adultos de hoy, de esos adultos que eligen por el niño qué debe aprender. ¿A caso se ha dejado a la educación el papel de proveer lo que “alguien ha decidido que necesitamos” de mayores? Por eso habría que dedicar tiempo a responder las preguntas que Phillippe plantea: ¿A qué han querido responder al elaborar todo eso? ¿Qué pregunta, qué inquietud, qué problema les preocupaban hasta el punto de dedicar tanta energía y esperanza al conocimiento de las cosas?

La propuesta de Meireu es fijar objetivos de aprendizaje e intervenir en la educación de los niños sin influir en su voluntad, proponiendo situaciones que le permitan poco a poco convertirse en «alguien que se educa». La tarea no es para sacar buena nota o ser felicitado (recompensa) sino actividades para «crecer».

Nuestro papel es facilitar las condiciones para activar y reactivar ese deseo, esa aventura que es estar abiertos al aprendizaje, donde descubrimos cosas nuevas y los “maestros” sólo ayudan a interrogarnos sobre nosotros mismos. Es dejar atrás la idea de “te vengo a decir lo que tienes que aprender sobre…” para empezar a convertirnos en «alguien que se educa», que elige qué y cómo aprender. Motivar a cada individuo a convertirse en protagonista del proceso de construcción de su proyecto de vida.

Meirieu, Philippe. (2003). Frankenstein Educador. Barcelona, Alertes S.A. de Ediciones, p.p. 2-24. Recuperado de: http://servicios2.abc.gov.ar/lainstitucion/organismos/cai/descargas/listado/FRANKENSTEIN%20EDUCADOR.%20P.%20MEIREU.pdf

Share this post